julio 14, 2024

La carrera de fondo por los derechos del colectivo LGTBI+

Hace más de 40 años que la homosexualidad dejó de estar penada en nuestro país. Tras un arduo y difícil camino, conseguido a pesar de las persecuciones legales y sociales.  El 17 de mayo de 2005, se instauró en España el día internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, para conmemorar que este mismo día en 1990 se eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales de la OMS. Ese mismo año, España legaliza el matrimonio homosexual, convirtiéndose en el tercer país del mundo en hacerlo.

Por todos estos avances legislativos, desde hace algunos años España es uno de los países más tolerantes del mundo. Según un estudio reciente, el  91% de los españoles está de acuerdo  en la igualdad legislativa del colectivo LGTBI+ con todas las personas eteronormativas. A pesar de esto, el colectivo sigue siendo discriminado, teniendo que enfrentarse a situaciones peligrosas y de rechazo. Actualmente, en nuestro país podemos observar  opiniones polarizadas y radicalizadas, esto ha tenido como consecuencia que un sector de la población sea más LGTBfóbica. Los últimos datos oficiales obtenidos hablan de más de mil denuncias registradas por el ministerio de interior relacionas con la orientación sexual o identidad de género. Desde hace un tiempo esta incidencia LGTBfóbica ha crecido considerablemente. Hoy en día se calcula que un 41% del colectivo LGTBI+ ha sufrido algún tipo de acoso o agresión en los últimos cinco años. Las agresiones se han vuelto más violentas y organizadas, tal es la preocupación que hoy en día es considerado un problema de estado.

En la actualidad la lucha del colectivo LGTBI+ es más activa que nunca y tiene como fin último trasformar la legislación y la sociedad para conseguir un mundo más tolerante donde se respete la identidad de género y orientación sexual. Este año España se sitúa en el puesto 11º de Europa, lo que supone un descenso en la clasificación respecto a años anteriores. Sin ir más lejos, en 2020 y 2021 ocupó el 6º puesto, lo que indica que se está ralentizando el progreso de los derechos del colectivo en el territorio español. Esto es particularmente grave si tenemos en cuenta que España ha sido siempre un referente en derechos LGTBI+, precisamente, en 2011 ocupó el 2º puesto en el ranking, lo que implica una llamada de atención para seguir dando pasos adelante y no estancarnos en el pasado.

Esta situación nos lleva a preguntarnos ¿Qué ha pasado en España para que estemos así?

Una de las razones y la más peligrosa es la normalización en los últimos años de un debate público sobre los derechos del colectivo, en altavoces muy potentes como el congreso o los medios de comunicación, por la ultraderecha del país. Esto ha llevado a una minoría de la sociedad a polarizar su discurso y su actitud contra las personas LGTBI+. Lo que ha tenido como consecuencia el crecimiento de violencia.

Por otro lado, dentro de los colectivos y federaciones como La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+) han señalado la desigualdad legislativa que hay entre algunas comunidades y territorios. Este hecho junto con la creciente oleada de LGTBIfobia actual justificaba la necesidad de una regulación legislativa a nivel estatal. Además, de poner el foco en colectivos más vulnerables a nivel legislativo dentro del mismo como son las personas Trans.

El gobierno se ha hecho eco de las necesidades actuales y lo ha trasformado en la Ley Trans que actualmente se encuentra en proyecto de ley aprobado. Con aportaciones a la legislación como la posibilidad a los menores de 12 años para poder cambiar su nombre en el Documento Nacional de Identidad (DNI). Además, de otorgarles el derecho a las personas Trans migrantes que podrán cambiar los documentos expedidos en España a pesar de que en su país de origen no esté permitido. Expertos como Óscar Rodríguez (Miembro de la ejecutiva de la FELGTBI+ ‍profesor formador en igualdad y experto en el Tercer Sector) la defiende “aprobar una legislación a nivel estatal volvería a situar a España entre los países más avanzados en derechos LGTBI+ y reduciría las asimetrías entre los territorios del Estado. Al tiempo que estaríamos cumpliendo con las recomendaciones formuladas en la Estrategia para la Igualdad de las Personas LGBTIQ 2020-2025 de la Comisión Europea. El avance en políticas de igualdad siempre supone una mejora de la calidad democrática”.

Esta ley será un avance para el colectivo LGTBI+ ya que su fin es una igualdad real y efectiva para las personas Trans, así como garantizar los derechos para la comunidad LGTBI+. Intentando volver a poner a España entre los tres países con mayor tolerancia y legislación al respecto.  Esto es un avance considerable teniendo en cuenta el retroceso y declive de los derechos que los últimos años han asolado este país. Pero en definitiva el cambio final debe ser llevado por la sociedad, empezando por condenar cualquier tipo de conducta que no sea incluir a los colectivos más vulnerables.

María Isabel Leal García

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *